¿HABEMUS DIU?

ARV

18 horas de este martes. El escenario será el Parlament de Cataluña. El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, tomará la palabra en una comparecencia en la que tiene que despejar la gran duda: ¿declarará la independencia unilateral de Cataluña? Puigdemont llega a esta cita que marcará la historia de Cataluña y España en una situación de máxima tensión, con sus socios de ERC y la CUP presionando hacia esa declaración, con su partido (el PDeCAT) con dudas internas sobre la fórmula, con la ANC llamando a miles de ciudadanos a manifestarse en las inmediaciones del Parlament, con el silencio vigilante de la comunidad internacional y con la devastadora presión económica de la salida de empresas de Cataluña.

Después de la celebración del referéndum del pasado 1 de octubre, el president dijo esa misma noche, arropado por su Govern, que daría traslado al Parlament del resultado de la consulta para que actuara conforme a la ley del referéndum -que prevé la proclamación de la independencia 48 horas después de que se oficialice el resultado-. No obstante, ese pleno se ha ido retrasando y el independentismo ha intentado ir ganando tiempo, con llamadas a una mediación internacional. Pero desde el Gobierno central se ha rechazado de todo plano esa mediación y ha supeditado el diálogo a que se retire la intención de la declaración unilateral de independencia (DUI).

Son muchas las incógnitas con las que se llega a esta sesión. Todo es posible. El secretismo rodea el discurso del presidente catalán. Formalmente, ha solicitado comparecer para informar sobre la "situación política actual". Intervendrá sin límite de tiempo y luego lo harán los grupos parlamentarios por un tiempo máximo de diez minutos. El jefe del Ejecutivo catalán responderá individualmente o conjuntamente sin límite de tiempo, y los grupos volverán a tener derecho de réplica, por un tiempo de cinco minutos. Se da la opción a contrarréplicas.

Hay que tener en cuenta, que se puede alterar el orden del pleno, en virtud de la reforma del reglamento que hicieron los independentistas, y se podría incluir un texto con una declaración unilateral en cualquier momento. Esa es una de las grandes dudas también que surge, si Puigdemont en su comparecencia podría hacer esa declaración o si se vota un texto pactado por los grupos parlamentarios que sustentan a su Govern -Junts pel Sí y la CUP-.

La mayor presión de una declaración unilateral llega desde la CUP, que ha mostrado su convencimiento este lunes de que Puigdemont la hará por "fidelidad" y "respeto" a los votantes del 1-O. Según ha dicho el diputado Carles Riera, el Parlament tiene la "obligación" de asumir el resultado y la consecuencia directa es la proclamación ya de la República catalana.

Desde ERC, socio directo en el Govern de Puigdemont, se ha abogado por "constituir" a partir de este martes una república, sin cerrar la puerta al diálogo con el Estado ni una hipotética mediación entre la Generalitat y La Moncloa. El diputado Sergi Sabrià ha sostenido que el Parlament tiene que "oficializar" los resultados, lo que debe suponer el mandato para seguir avanzando hacia la construcción del Estado catalán: "Una semana después del 1 de octubre, Cataluña y su gente se han ganado el derecho a construir una república independiente, democrática, social y de derecho que nos proteja en contraposición a un Estado que nos agrede".

Una de las posibilidades con las que se ha especulado estos días es la de una declaración en diferido, con un periodo de transición, que fuera más simbólica este martes. El eurodiputado Ramon Tremosa (PDeCAT) ha dibujado una opción a la 'eslovena' que pasaría por esa declaración unilateral, pero a continuación suspender "sus efectos" durante un tiempo para intentar negociar un referéndum pactado e ir logrando reconocimientos internacionales.

En los últimos días y horas la mayor presión para frenar a Puigdemont no ha llegado ni de los partidos políticos, las instituciones y los juzgados, sino del mundo económico. Mientras Puigdemont trabaja este lunes en su discurso, ha seguido la cascada de anuncios de marcha de empresas de Cataluña, como los cambios de sede de Colonial, Abertis , SegurCaixa Adeslas, Cervezas San Miguel y MRW. Esto se une al traslado del Banco Sabadell, CaixaBank y Agbar.

¿Y qué va a pasar si Puigdemont da el paso final? Desde el Gobierno y del PP se ha vuelto a insistir en que se actuará de manera firme si se declara la independencia o una independencia en diferido. Se aplicarán, ha asegurado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, todas las medidas "necesarias", sin descartar el artículo 155.

Rajoy sereunió ayer con la cúpula del PP en Génova, donde ha dicho: "Vamos a impedir la independencia de Cataluña. Tomaremos las medidas para impedirlo que sean necesarias. La separación de Cataluña no se va a producir y el Gobierno hará todo lo que haga falta para que así sea". Para ello, ha comentado que usará la Constitución y el Código Penal.

Aunque ha vuelto a llamar al diálogo, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha aseverado que "apoyará" la respuesta del Estado ante una posible declaración unilateral de independencia. El PSOE ha sido hasta el momento reacio a llegar hasta el 155, por el que el Ejecutivo podría retirar competencias a la Generalitat. En cambio, esta opción es la defendida desde hace días por parte de Ciudadanos, que llama a aplicarlo para convocar elecciones autonómicas.

El artículo 155 nunca se ha aplicado hasta el momento, y requeriría de mayoría absoluta del Senado (no es un problema para el Gobierno al tenerla el PP en la Cámara Alta). Además del artículo 155, en este caso extremo de la declaración unilateral, Rajoy podría activar más mecanismos para intentar placar a la Generalitat, como las leyes de seguridad nacional y de estados de excepción, alarma y sitio.

La reacción del Gobierno será vital para la historia del país (que marcará la reacción de la reacción también). Una de las mayores preocupaciones es que esta confrontación se dé también en las calles. Este mismo lunes hemos visto imágenes de choques y amenazas en las calles de Valencia.

Ante este abismo que se vislumbra, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho una comparecencia institucional en la que ha solicitado a Puigdemont que declare la DUI y a Rajoy que descarte el 155. Los dos polos no parecen dispuestos a moverse.

Comentarios
Añadir nuevo
Fran   |2017-10-10 11:47:15
ULTRADERECHA Y GRAN CAPITAL CONTRA UN PUEBLO QUE QUIERE LA REPÚBLICA Y ACABAR
CON EL RÉGIMEN DEL 78
Robert   |2017-10-10 11:56:21
también el Borbón se opone a que se deteriore el Régimen que representa
cronos   |2017-10-10 12:28:20
Reflexionemos. Hoy se declara la independencia, ok, inmediatamente el estado
aplica el famoso artículo 155 con el beneplácito del PSOE. Ok, tarda lo que
tarda y se pone una delegación permanente, bueno, si más no mientras dure una
hipotética investigación de los hechos ocurridos (es lo que hay, somos una
democracia, no?) Bien, al mismo tiempo, se pone en prisión a quien sea y se
manda al paro el resto de implicados. Bien, ahora el otro lado, mientras todo
esto pasa, los independentistas, no estarán de brazos cruzados,, (sería muy
inocente creer esto) ellos empezarán movilizaciones y seguramente serán
pacíficas y multitudinarias, como las parareis? Jarabe de palo? Y otra sesión
de fotos? No se, no se... Por otro lado, una vez aplicado el 155, luego que? Se
acabó el independentismo? La gente dejará de votar partidos independentistas?
No se, no se...
la suerte está echada   |2017-10-10 14:58:20
este proceso no lo para nada ni nadie
Josep   |2017-10-10 14:59:39
¿España borbónica o Cataluña republicana?
Cataluña
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI