Los santos inocentes

Javier Pérez de Albéniz

Hoy es nuestro día, querido lector. Los santos inocentes. Por si aún no se había dado cuenta, le diré que los santos inocentes somos todos. Es decir, usted, yo, esa señora que cruza la calle, ese señor que se baja del autobús, esos estudiantes que miran el móvil… todos los que consentimos que el Gobierno que preside Mariano Rajoy haya vaciado el 90% de la hucha de las pensiones al tiempo que preparaba a su ex jefe de gabinete, Jorge Moragas, un retiro como embajador en Nueva York con un sueldo de más de 200.000 euros anuales y casa pagada en pleno Central Park. El lugar donde llorar el fracaso que le ha supuesto el batacazo electoral del PP en Cataluña.Los santos inocentes somos los que contemplamos impasibles cómo vuelven a dispararse las facturas del gas y la luz: La electricidad sube un 4,6% en diciembre y el recibo del gas aumentará un 6% en enero. “Pese a los esfuerzos del Gobierno por contener la factura energética”, advierte el sumiso diario progresista El País.

 

Los santos inocentes somos los que permitimos que el Gobierno español se haya comprometido con la OTAN a incrementar en más de un 80% su actual gasto militar en los próximos siete años, hasta rondar los 18.000 millones de euros. “El incremento prometido por el Gobierno, con ser enorme, no llega al 2%; se quedaría en torno al 1,5 o 1,6%”, nos tranquiliza El País.

Los santos inocentes somos los que soportamos impasibles que los sindicatos se hagan una fotografía con Rajoy y los empresarios, portada de ABC del pasado miércoles, prometiendo subir el salario mínimo un 20% en tres años. Y somos santos inocentes, cuando no inconscientes, por no leer la letra pequeña: alza condicionada al crecimiento del PIB y el empleo. Y por creer que algo que aparece en la portada de ese diario puede favorecer los intereses de los trabajadores, de los ciudadanos: es la foto de los que tienen el poder vigilando a los sindicalistas, dictándoles órdenes, humillándoles.

Los santos inocentes somos los que hemos tardado años en enterarnos de que Gallardón pagó un 75% de sobrecoste en el hormigón de las obras de la M-45. Una autovía presupuestada en 300 millones que en realidad costó 3.000.

Los santos inocentes somos los que no estallamos de rabia cuando se condena a titiriteros, raperos o tuiteros por decir lo que piensan. Cuando nos amenazan con castrar nuestra libertad en las redes. Cuando tratan de convertirnos en ciudadanos descerebrados de pensamiento único, obligados a informarnos con la prensa gubernamental y el duopolio televisivo.

Los santos inocentes somos los que consentimos que nuestra sociedad se desangre, día tras día, en una intolerable sucesión de casos de violencia machista.

Somos los santos inocentes, y es el Gobierno del PP quien cada día del año nos cuelga el muñequito de papel en el lomo.

 

Comentarios
Añadir nuevo
Robert   |2017-12-28 12:29:44
gobierna el país una mafia carroñera sin escrúpulos, así nos va
Alf   |2017-12-28 12:31:41
los santos inocentes somos los que contemplamos como se demoniza a un pueblo
deseoso de libertad que no quiere seguir bajo el yugo monárquico bipartidista
neofranquista
Angiolillo   |2017-12-28 12:33:33
En un acto con la pompa que corresponde, los máximos dirigentes de CCOO y UGT
han vuelto a emular a sus predecesores en el arte de dar apoyo a un gobierno en
crisis. Un gobierno, el de M. Rajoy, que bate récords en corrupción, que ha
regalado y sigue regalando miles de millones a la gran banca y las grandes
empresas mientras condena a los trabajadores a salarios miserables con sus
reformas laborales, que ha vaciado la hucha y ha recortado las pensiones, que
bate récords negativos de inversión en enseñanza, sanidad y servicios
sociales, que hace leyes a su medida, reprime y encarcela en la mejor tradición
franquista, sin el mínimo respeto hacia libertades básicas, que atenta contra
el derecho de huelga y criminaliza a sindicalistas, que sale de las elecciones
catalanas completamente hundido y desprestigiado y que aún así mantiene el
golpe de estado del 155…
Angiolillo   |2017-12-28 12:34:09
En ese contexto, cuando más falta hace organizar la movilización para golpear
a un gobierno débil y revertir la situación de pérdida de derechos de la
clase trabajadora, CCOO y UGT firman un pacto que ni siquiera garantiza alcanzar
el salario mínimo establecido en la Carta Social Europea (debería ser de
1126’86 euros, el 60% del salario medio), un tratado que sobre el papel es
vinculante para los Estados adheridos. Un balón de oxígeno a medida de Rajoy,
que vincula además el crecimiento del SMI al de la economía y el nivel de
empleo.

Una firma, por otra parte, completamente innecesaria puesto que ningún
gobierno la necesita para aumentar, si es su voluntad, el SMI, las pensiones o
cualquier otro derecho social. Un nuevo pacto que, en todo caso, vuelve a poner
en evidencia el grado de degeneración alcanzado por CCOO y UGT, convertidos en
firmes puntales de apoyo al régimen monárquico, a sus gobiernos de turno y...
Angiolillo   |2017-12-28 12:34:45
a sus gobiernos de turno y a los grandes empresarios.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI