Paco, grandísimo cínico

Oremos todos y pidamos que tenga éxito mi visita        

al Papa para pedirle un milagro.......electoral.                                            

ARTURO DEL VILLAR*.Sabemos que para ser elegido papa hay que ser un cínico, pero el actual papa Paco supera a todos sus predecesores, y merece un puesto de honor en el Libro Guinness de los Records. Ha alcanzado esta categoría con el mensaje enviado a la XXVII Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el 11 de febrero próximo en Calcuta (India). Fue publicado el 8 de enero de 2019 en el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, que así es como llaman a esa cloaca recogedora de todas las inmundicias posibles, que es el edificio absurdamente conocido por Estado Vaticano. Es el presunto Estado más minúsculo del mundo, pero también el más poderoso económicamente. Sus reservas de oro se hallan custodiadas en la base militar de Fort Knox, en Kentucky (USA), en donde se hallan también las gringas y las de los países más ricos. Es un lugar inexpugnable, protegido por 30.000 soldados con el armamento más sofisticado. Este gran financiero con faldas blancas empieza así el mensaje a los enfermos: “Gratis habéis recibido; dad gratis” (Mateo, 10:8). Éstas son las palabras pronunciadas por Jesús cuando envió a los apóstoles a difundir el Evangelio para que su Reino se propagase a través de gestos de amor gratuito.

Lo ordenó Jesucristo, pero la Iglesia catolicorromana incumple tenazmente su recomendación, como hace con todos sus mensajes. Bien advirtió el abate Alfred Loisy, condenado en 1907 como modernista, con sus libros prohibidos por la Congregación del Santo Oficio y al fin excomulgado en 1908, que “Jesucristo anunció la llegada del Reino, pero la que llegó fue la Iglesia”, y tergiversó su mensaje. Domina las conciencias de pobres gentes incultas y por eso crédulas en todos el mundo.

LADILLO

La Iglesia catolicorromana no da nada gratis, ni el agua en Lourdes, porque dice que es sagrada, la mete en cantimploras y la vende a los incautos bobalicones. Algo parecido hace con el agua bendita: la toma del grifo, traza una cruz sobre ella mientras murmura unos latinajos, y como ya está bendita la vende diciendo que es milagrera. Cobra aranceles por todas sus intervenciones sobre una persona: por bautizarla, por casarla, por hacerle un funeral, por rezar rosarios y organizar misas llamadas de alma para que vaya pronto al cielo prometido a los cándidos, que pueden ser novenarios primero y aniversarios después.
La Iglesia ha inventado un lugar llamado purgatorio, que nunca aparece mencionado en la Biblia ni en los escritos de los primeros padres de la Iglesia. Se le ocurrió al desvergonzado papa Gregorio X en 1272, cuando preparaba una cruzada para intentar exterminar a los mahometanos. Aseguró que las almas de los pecadores, y todos los seres humanos lo somos, van a purificarse en el purgatorio entre llamas inconsumibles, para una vez purgadas volar al cielo. El II Concilio Ecuménico de Lyon aprobó esta falsa teoría como dogma dos años después, y así se puso en práctica el negocio satánico de las indulgencias: aquella persona que deseara sacar pronto a un ser querido difunto, o prepararse su propia liberación temprana del purgatorio, debía comprar indulgencias papales extendidas con tan mendaz y lucrativo fin.
Contra esta doctrina diabólica protestó Martín Lutero con sus 95 tesis el 31 de octubre de 1517, lo que dio lugar a la necesaria Reforma de la Iglesia cristiana. Desde entonces quedó separada entre los fieles que acatan exactamente el mensaje evangélico y los seguidores del papismo.

IMÁGENES MILAGRERAS CON CEPILLO

Los catolicorromanos, cegados por su obsesión de acaparar dinero, han llevado su desfachatez hasta el extremo de corregir los diez mandamientos entregados por Dios a Moisés; el segundo prohíbe fabricar imágenes y adorarlas, según se relata en los libros del Éxodo (20:4) y del Deuteronomio (5:8), y ellos lo eliminan. El motivo de esa falsificación se debe al negocio de las solicitudes de milagros en los templos catolicorromanos: están abarrotados de imágenes, cada una con su cepillo correspondiente. Según su sacrílega doctrina, el crédulo que desea obtener un milagro o un favor de la virgen o el santo de su devoción, debe sobornarle mediante una limosna, y obtendrá su cumplimiento siempre y cuando sea conveniente para él, con lo que los curas evitan reclamaciones si no se cumple la petición.
Las traducciones catolicorromanas de la Biblia mantienen el texto original con la prohibición de fabricar imágenes, pero en los catecismos elaborados para educar a los catecúmenos se quita el texto del segundo mandamiento,  y así el tercero pasa a ser segundo. Para conseguir  que el decálogo tenga los obligados diez mandamientos, el décimo de la versión original se divide en dos, suprema superchería comprobable por quien quiera examinarla, que priva de autoridad a los papas y sus acólitos.

Dado que los catolicorromanos tuvieron prohibido leer la Biblia bajo pena de ser quemados vivos en las hogueras inquisitoriales, hasta que lo permitió la constitución dogmática Dei Verbum, promulgada el 18 de noviembre de 1965 durante el Concilio Vaticano II, la mayor parte de ellos cree lo aprendido en el catecismo y adora las imágenes condenadas por el mismo Dios al que dicen adorar, por su ignorancia de la Biblia.
Es una de las formas de financiación más repugnantes empleadas por el catolicismo romano, porque se burla de la buena fe de sus ovejas más crédulas, confiadas en la potestad de las imágenes de cartón o madera para concederles milagros. Según las cuentas de la Archidiócesis de Madrid en 2017, los sicarios del cardenal Osoro recaudaron en la partida de “Ingresos por servicios” 6.584.428,66 euros, es decir, por bautizar, casar o enterrar a sus fieles madrileños, a los que deben añadirse los 50.436.686,22 euros recaudados en el capítulo “Aportaciones de los fieles”, por misas, rosarios, bautismos, funerales, indulgencias, o cualquier otro tipo de sufragio para intentar acortar la estancia en el inexistente purgatorio de alma del donante o de una persona por la que se aplique la limosna. Y así el cardenal emérito y esperpéntico Rouco puede vivir como un cardenal renacentista en su lujoso ático, y su compinche Osoro reside en la opulencia de su palacio arzobispal. Y algunos pobres tontorrones se arruinan por darles óbolos con los que intentan asegurarse la salvación eterna.
Estos canallas, como no leen la Biblia, ignoran la inequívoca admonición de Jesucristo a sus discípulos: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo, 6:24), o sí la conocen, pero prefieren elegir el culto al dinero. Por eso en sus predicaciones y homilías no se cansan de pedirlo con diversas disculpas que en realidad son amenazas: o pagas o te condenas.

ESPAÑA, PARAÍSO DE LA CANDIDEZ

Tienen la suerte de estar en el reino de España, siempre fanático y papanatas seguidor de los papas. Los gobernantes se han desvivido casi siempre por dar a los clérigos cuanto pide su insaciable afán de riquezas. La Constitución aprobada en Cádiz en 1812, presuntamente liberal, dice en su artículo 12: “La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquier otra.” 
A partir de ahí derivó toda la sumisión vergonzosa a esa Iglesias a la que nos condenaron a perpetuidad los legisladores en Cádiz. Así, el artículo 11 de la Constitución de 1837 impone: “La Nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la Religión católica que profesan los españoles.” Si no se permitía el culto a ninguna otra confesión, podía entenderse que era la única con adeptos en todo el territorio nacional. 
Contra ese servilismo se alzó en 1931 la Constitución de la República, la primera verdaderamente liberal, que en su artículo 26 prohibió a todos los organismos del Estado favorecer económicamente a las instituciones religiosas, y anunciaba: “Una ley especial regulará la total extinción en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.” Por primera vez los españoles dejaron de ser forzosamente católicos a perpetuidad

Pero los militares monárquicos, que además profesan el catolicismo romano, se rebelaron contra la República, organizaron una guerra, y después de vencerla una sanguinaria posguerra. El régimen fascista triunfante se sentía lógicamente agradecido al supuesto Estado Vaticano, que apoyó la sublevación desde antes de su comienzo, bendijo las armas de los rebeldes, y recaudó dinero en sus templos por todo el mundo para ayudar a los facciosos. Se impuso el llamado nazionalcatolicismo, con prohibición de ejercer públicamente el culto a cualquier otra confesión, y se concedieron todas las prebendas posibles a los papistas. Asi el llamado Fuero de los españoles, promulgado por el dictadorísimo el 17 de julio de 1945, dispone en su artículo sexto: “La profesión y práctica de la Religión Católica, que es la del Estado español, gozará de la protección oficial.” El concordato suscrito en 1953 por los dos estados fascistas, el español y el vaticano, aclaraba que “Se asignará anualmente una adecuada dotación” a la única religión admitida por la dictadura. Lo mismo que durante la borbonidad.

Sucedida por la monarquía instaurada por el dictadorísimo, para perpetuarla, el 3 de enero de 1979 el reino de España firmó cuatro acuerdos con la llamada Santa Sede. Uno de ellos, sobre asuntos económicos, comprometió al Estado a colaborar con la Iglesia catolicorromana en la consecución de su adecuado sostenimiento económico. Nos afectó a todos los vasallos, incluso los que deseamos la desaparición total de esa institución sacrílega y satánica. Se haría así hasta que la Iglesia lograra “por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades”, además de conceder numerosas exenciones fiscales a sus edificios.
A partir de 2007 se suprimió la dotación directa del Estado, aunque se entrega a la Iglesia catolicorromana un porcentaje del 0,7 por ciento, de acuerdo con la señal reflejada en la casilla correspondiente del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Y todavía el desvergonzado Paco osa predicar a sus servidores que den gratis los sacramentos.Aver si se entera un tal Blázquez que preside la Conferencia Episcopal Española.

 

*PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

 

Comentarios
Añadir nuevo
Don Nuño   |2019-01-10 13:17:29
sorprendente la influencia que aún tiene en España el catolicismo, y el
inmenso daño que viene causando a la población
lo peor de lo peor   |2019-01-10 13:18:35
el opus dei
VARA NUNCA MAIS   |2019-01-10 13:40:37
VETE A LOURDES Y DILE QUE ERES MU BUENO Y PIENSAS EN LAS PERSONAS, QUIZÁS TE
ESCUCHE
Xavi   |2019-01-10 21:21:51
Vareto nada ni nadie evitará que salgas de política por la puerta de atrás,
el caciquismo se extingue, primero en Andalucía y seguidamente en Extremadura y
C. la Mancha, tres regiones históricamente parasiteadas por esa peste
el lenguaje del cuerpo   |2019-01-10 21:22:47
descubre al gordo que aparece en la foto rezando
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI