5 años al frente de las fuerzas brutas armadas

Arturo del Villar

NUESTRO señor el rey Felipe VI ha celebrado este 19 de junio de 2019 su quinto aniversario como capitán general de las Fuerzas Armadas a su servicio, entregando unas condecoraciones de la Orden del Mérito Civil, acto celebrado en el Palacio Real de Madrid. Como es rey manda sobre ci-viles y militares, con la única excepción de su mujer, la Leti, que hace su real gana con sus compis yoguis.Leyó un discurso con los tópicos habituales, en el que afirmó su “com-promiso de servicio al conjunto de los españoles” y la “confianza plena en nuestro destino colectivo en democracia y libertad”.

Un discurso disparata-do, porque la realidad del reino demuestra que somos los españoles los que servimos al conjunto del rey y su familia, pagando todos sus gastos de figu-rones descansados, incluyendo casa, criados, escoltas, viajes, vacaciones, vehículos, trajes, uniformes, joyas, regalos y armas para que sus fuerzas brutas armadas amedrente al pueblo, aunque no pueden evitar los silbidos e insultos con que son recibidos en cada aparición pública.

LA CORONA DE HOJALATA

El discurso programático que leyó, equivocándose continuamente, en el acto de su proclamación el 19 de junio de 2014 fue una sarta de lugares comunes, en el mismo sentido del servicio, que tanto gusta a los escribas de sus mensajes, faltos de originalidad y llenos de cinismo:

La Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, saber ganarse conti-nuamente su aprecio, su respeto y confianza; y para ello velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, hones-ta y transparente.

La monarquía que heredó se hallaba totalmente desprestigiada por las ac-tividades de su padre, que observó en su reinado una conducta despreciable como coleccionista de unas 1.500 barraganas según Andrew Morton; caza-dor de osos borrachos y de elefantes drogados, comisionista de negocios sucios para amasar una fortuna personal de 1.800 millones de euros, según la revista Forbes y el diario gringo The New York Times, mientras sus compinches acababan en la cárcel, y que nos hizo reír con sus meteduras de pata y caídas al suelo.
Era difícil que con esa herencia él pudiera ganarse el aprecio de sus vasa-llos, pero además remató la indignidad del borbonismo casándose con una mujer de pasado impresentable, dotada de un carácter irascible que la lleva a pegar en público a su suegra, que se pone en ridículo con sus mensajes a los compis yoguis delincuentes perseguidos por la Justicia, y que le man-gonea a su capricho ante el escándalo de los vasallos.


¡ES MENTIRA!

Con la costumbre de leer cuanto le entregan los escribas oficiales, que deben de estar mal pagados, porque de otra forma no se entiende que le hagan decir lo que dice, sus discursos son unos aburridos y otros cómicos. Al parecer el que más le gusta es el que transmitió por radio y televisión el 3 de octubre de 2017, porque está colgado todavía hoy mismo en la página web de la Casa del Rey. Maravilla leer estas palabras absolutamente falsas:

Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común […] Desde hace décadas vivimos en un Estado democrático que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas dentro del respeto a la Ley.

Desde el 1 de abril de 1939 los españoles vivimos bajo una dictadura fas-cista criminal, que instauró la monarquía del 18 de julio, como la llamó el dictadorísimo, para perpetuarse en el tiempo. Desde entonces se nos ha ne-gado el derecho de todos los pueblos a decidir la forma de Estado que pre-fieren, como sí hicieron los italianos y los griegos para poner fin a sus dic-taduras fascistas respectivas. Nuestra “vida en común” estuvo impuesta desde 1939 por la voluntad omnímoda del dictadorísimo, y a su muerte na-tural viejísimo (culpa nuestra), por la del sucesor a título de rey designado por él en 1969, sin consultar los deseos del pueblo español sometido a la amenaza del ejército y la policía al servicio del jefe del Estado impuesto.
La “vida en común” de los españoles no está decidida por el pueblo, sino impuesta por el jefe del Estado, a título de dictadorísimo vencedor de la guerra organizada por él mismo, o a título de rey sucesor de la dictadura.

NO TENEMOS LIBERTAD

Ese mensaje es una continua falacia, pero la mayor mentira nos la dijo al afirmar que “vivimos en un Estado democrático” en el que “cualquier per-sona puede defender sus ideas”. He aquí una relación abreviada de las prohibiciones, casi siempre castigadas con cárcel y multa económica, im-puestas durante los cinco años de reinado de nuestro señor Felipe VI:

-- 2 octubre 2014, la Audiencia Nazional condena a Guifré Peguera y Jor-di Nogué a multa de 900 euros por quemar fotografías del rey.
-- 18 marzo 2015, Bartomeu Marí, director del Museu d’Art Contempo-rani de Barcelona, ordena retirar de una exposición una escultura de Ines Doujak  por considerarla atentatoria contra la dignidad del rey emérito Juan Carlos I. 
-- 18 marzo 2015, la Audiencia Nazional condena a José Javier P. L. a multa de 380 euros por menospreciar al rey en su cuenta de Twitter @Jose93rojo, y a Silvia M. N. a la misma cantidad por llevar una pancarta con la inscripción “Muerte a los borbones” en una concentración ante el Ayuntamiento de Boiro (A Coruña) el 2 de junio de 2014.
-- 25 enero 2016, la Audiencia Nazional condena a Marisol Moreno, con-cejala del Ajuntament de Alacant, a multa de 6.000 euros por injurias al rey emérito.
-- 14 marzo 2016, la Audiencia Nazional condena a cuatro meses de mul-ta con cuota diaria de 2 euros a Ernest Bru Ródenas por injurias al rey.
-- 13 diciembre 2016, la Audiencia Nazional condena a María Patricia Mendoza a multa de 1.440 euros por enviar por Internet mensajes injurio-sos contra la Corona.  
-- 22 febrero 2017, la Audiencia Nazional condena al rapero Josep Mi-quel Arenas Beltrán, conocido artísticamente como Valtònyc, a 3 años y 6 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo y calumnias e injurias graves al rey, que no cumple porque se exilia en Bruselas, en donde no atienden la orden nacional e internacional de detención dictada el 29 de mayo de 2018 contra él, y allí sigue viviendo la libertad que se le niega en su patria.
-- 5 diciembre 2017, la Audiencia Nazional condena al grupo rapero compuesto por doce jóvenes La Insurgencia a dos años y un día de prisión, multa de 4.800 euros, inhabilitación para ejercer el sufragio pasivo, y bo-rrar sus canciones de Internet, por injurias al rey.
-- 2 noviembre 2017, la Audiencia Nazional condena a Oriol Junqueras, vicepresident de la Generalitat de Catalunya, y siete consellers a ser encar-celados inmediatamente, por sedición, rebelión y malversación de caudales públicos; son destituidos de sus cargos por el Gobierno de Madrid.
-- 3 noviembre 2017, la Audiencia Nazional dicta una euroorden de de-tención contra Carles Puigdemont, president de la Generalitat, y cuatro consellers exiliados, y otras posteriores, todas rechazadas. Son depuestos de sus cargos por el Gobierno de Madrid.
-- 21 febrero 2018, la Feria de Madrid (IFEMA) retira la obra Presos po-líticos en la España contemporánea, de Santiago Sierra, de la exposición internacional de ARCO en Madrid.
Así entiende la democracia nuestro señor Felipe VI, en estos cinco años  que lleva mandando sobre las fuerzas brutas armadas. En este reino no se puede ni siquiera cantar, porque los magistrados imponen penas de cárcel y multa a los osados. Aquí sólo está permitido pagar y callar. Y el que no quiera hacerlo tiene que exiliarse.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO






 

Comentarios
Añadir nuevo
Alf   |2019-06-20 13:50:19
Desde el 1 de abril de 1939 los españoles vivimos bajo una dictadura
fas-cista criminal, que instauró la monarquía del 18 de julio, como
la llamó el dictadorísimo, para perpetuarse en el tiempo. Desde
entonces se nos ha ne-gado el derecho de todos los pueblos a decidir la
forma de Estado que pre-fieren, como sí hicieron los italianos y los
griegos para poner fin a sus dic-taduras fascistas respectivas. Nuestra
“vida en común” estuvo impuesta desde 1939 por la voluntad
omnímoda del dictadorísimo, y a su muerte na-tural viejísimo (culpa
nuestra), por la del sucesor a título de rey designado por él
en 1969, sin consultar los deseos del pueblo español sometido a la
amenaza del ejército y la policía al servicio del jefe del Estado
impuesto.
La “vida en común” de los españoles no está decidida
por el pueblo, sino impuest...
Alf   |2019-06-20 13:51:22
La “vida en común” de los españoles no está decidida por el pueblo,
sino impuesta por el jefe del Estado, a título de dictadorísimo
vencedor de la guerra organizada por él mismo, o a título de rey
sucesor de la dictadura.
por la cara   |2019-06-21 14:14:42
habría que ver los exámenes que ls hacen a los borbones
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI