AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 15 DE NOVIEMBRE (XX)

Félix Barroso Gutiérrez

Aguas bien caídas por los septentriones cacereños, como la que está cayendo este tercer domingo de octubre.  Otoñada algo tardía, pero llegó a tiempo.  ¡Y luego afirmaban los meteorólogos el pasado septiembre que el otoño sería bastante seco!  Atinan mejor los pastores que han estado su vida en el campo que los pronósticos del tiempo que nos transmiten los telediarios.  Corren los regatos, la hierba va tirando para arriba y ya hay parvas de bellotas bajo las quercíneas de nuestras dehesas boyales y comunales.

La montanera ya está en marcha.  Años atrás, los vecinos metían en la dehesa, que era, y sigue siendo, de todo el pueblo, al menos uno o dos “guarrápuh” (cerdos), para que pusiesen kilos con la bellota y, luego, hacer una buena matanza.  Se pagaba una tasa simbólica o modesta al Ayuntamiento, que era quien corría con la administración de la finca y todo resuelto.  Pero solo ocurría, y ocurre esto, en los pueblos cuyas dehesas comunales no fueron sacadas ilegalmente a subasta en las Desamortizaciones del siglo XIX; de aquí que la titularidad de quienes adquirieron estas fincas tan necesarias, fundamentalmente, para las clases más bajas del lugar, es espuria y, si se litigara, deberían ser devueltas a sus antiguos propietarios: la comunidad de vecinos.

En estos días, ya están los “lichónis” (puercos) pastando por nuestras dehesas.  Ahora, ya no hay porqueros, con el zurriago al hombro, para varear las bellotas.  La modernidad llenó de alambradas estos espacios adehesados y algunos parecen campos de concentración, donde aún se mantienen los prohibidos alambres de espinos, ya completamente oxidados.  El porquero cumplía una función esencial, como la cumplía el boyero o el cabrero.  Los “cabriális” (gran hato de cabras de los vecinos) desaparecieron, al menguar la sacrificada vocación de cabrero, oficio que no tiene un solo día de descanso al año.  La vacada y la montanera campa a sus anchas.

Los alambres impiden que el ganado salga de la finca.  Ahora, ya hay ganaderos que meten un montón de “marranchonis” (cochinos) en la dehesa y, luego, cuando salen, avanzado ya el mes de enero, ya están los camiones del pueblo salmantino de Guijuelo esperando para llevárselos a sus mataderos y secaderos.  Marranos de las dehesas extremeñas que, una vez sacrificados, sus carnes se venden con la marca de denominación de origen de tal pueblo salmantino.  Como dice el viejo refrán: “unos cardan la lana y otros se llevan la fama”.

En algunas de estas tardes de noviembre, cuando me meto campo a través por la dehesa del lugar donde abrí los ojos, me topo con gruñidoras piaras de “cebónih” que están a lo suyo: zampando hierba y bellotas o revolcándose en algún charco de aguas achocolatadas, haciendo bueno el dicho de que “el guarrapu no quieri rosas, que lo que quieri son aguas encenagosas”.  Zancajeando, que no paseando (antes, decían en el pueblo que “paseal, solu pasean loh señorítus”), me asaltan muchos recuerdos vividos en la dehesa, porque, desde que éramos niños, estábamos familiarizados con este arbolado pulmón y espacio para el trabajo y el esparcimiento de todo el vecindario, que se encuentra a un tiro de piedra del casco urbano.  Los pueblos que carecen de dehesa boyal y comunal no saben lo que se pierden.

Los que la perdieron por culpa de politicastros confabulados con caciques, alcaldes y secretarios de los Ayuntamientos, que prevaricaron al sacar a subasta bienes que son indivisibles, inembargables, inalienables e imprescriptibles, aún están a tiempo de recuperarlas.  Demostrar que los títulos de propiedad son ilegítimos tiene corto recorrido.  Los Archivos municipales y las cartas-pueblas que se conservan en el archivo de Simancas puedan dar fe de ello.
……………………………………………………………………………………………
Pasamos, como hacemos todas las semanas, a hacer un resumen sucinto de la pandemia en nuestra región extremeña.  A fecha de ayer, sábado, Extremadura notificaba 260 casos de positivos.  Por tercer día consecutivo, la cifra ha bajado de los 300.  Se encuentran ingresados en los hospitales extremeños un total de 321 pacientes afectados por la Covid-19.  Suben a 60 los que están en la UCI.  Los últimos tres fallecimientos corresponden a un hombre de 74 años, de la población pacense de Feria; una mujer de 61 años, de Mérida, y un vecino del pueblo cacereño de Santacruz de Paniagua, de 85 años.  Hay siete nuevos brotes, todos ellos en la provincia de Badajoz.

Hablando de la crisis sanitaria, el “bellotari” (dicho sea con sana ironía) de nuestra región extremeña, Guillermo Fernández Vara, nos sale por peteneras al afirmar que “ni en el fútbol ni en los toros ha habido casos de contagios”.  ¡Cuánto nos suena esta frase a aquella otra latina de “panem et circenses”!  Lo que haga falta para blanquear y espantar cualquier sombra de esos divertimientos que algunos, con la mayor desfachatez del mundo, califican de “cultura” y a los que una gran parte de la prensa de papel le dedica más páginas que a los actos culturales.  Ciertamente, su obsesión por los toros casi es patológica y así se trasluce en los medios informativos públicos que controla la Junta de Extremadura, pese a la caída en picado de tales festejos y tal afición: un 60% desde el año 2007.

Pues sepa el señor Vara, tan católico y amigo de misas y procesiones, que el celebrado sacerdote, insigne filósofo, sociólogo y teólogo Jaime Balmes dijo que “las fiestas de toros son indignas de un pueblo civilizado y los extranjeros asistentes a dicho espectáculo se hacen cómplices de la barbarie española.  Son fiestas reprensibles, bárbaras y dignas de ser extirpadas”.  Y el periodista Boris Izaguirre, tan afín al PSOE, su partido de ahora, señor Guillermo (antes, fue Alianza Popular, el embrión del PP), afirma que “no voy a los toros porque me desagrada celebrar la muerte como el triunfo de la vida”.  Para la próxima campaña electoral, le aconsejamos, que se fotografíe con un capote, como lo hicieron ya, a principios de la “Transacción democrática”, cuando usted, ni de coña, señor Vara, se imaginaba que acabaría siendo “bellotari” ¡¡¡por el PSOE!!!, aquellos tan preclaros, y hoy “camisas viejas”, socialistas Luis Yáñez, Felipe González, Enrique Múgica y Carmen García Bloise.

El amigo Vara forma la tercera pata del banco de los barones “pesoístas” con mando en plaza. O sea: Emiliano García-Page Sánchez, que dirige la orquesta en Castilla-La Mancha, y Francisco Javier Lambán Montañés, que lleva la batuta en Aragón.  Parece ser que este último, antes de dejarse caer por el PSOE, fue de la Federación Anarquista Ibérica (FAI).  ¡Menudo cambio ha pegado el gachó!  Trambos tres están a todas horas zancadilleando el actual Gobierno de España, porque ellos, monárquicos, liberal-reformistas y más de coaligarse con Ciudadanos que con Podemos, nada más hacen que gruñir como “guarrápus” en montanera (viene al pelo) al saber que se cuenta con EH Bildu para aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Las palabras de don Guillermo son patéticas: “Ver a Otegui siendo clave para decidir los PGE del Estado que combatió desde un grupo terrorista, me produce una sensación muy dolorosa”.  Bien sabe nuestro “bellotari” que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a la Audiencia Nacional por vulnerar el derecho de Arnaldo Otegui a un tribunal imparcial.  Igualmente, conoce que el Tribunal Supremo anuló la sentencia del caso “Beteragune”, donde quedó rotundamente claro que Otegui y otros vascos no pertenecían a organización terrorista alguna.  Todo fue una operación perpetrada por las cloacas del Estado.

Y si lo sabe, como las otras dos patas del banco, entonces todo parece que estamos ante una presunta prevaricación.  Javier Pérez Royo, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, afirma en su columna “Contracorriente”, del pasado día 13 de los corrientes, que “el riesgo para la democracia en este momento no es la presencia de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, sino la presencia de VOX”.  Y reta a que alguien le diga si EH Bildu, desde la inclusión en el Registro de Partidos del Ministerio de Interior, ha llevado a cabo alguna actividad contraria a la Constitución.

Ciertamente, VOX defiende a capa y espada el régimen dictatorial del general Franco y equipara y compara a esta sanguinaria tiranía con los Gobiernos democráticos.  ¿Quiénes son, pues, los que traspasan esa “línea negra” de la que habla el presidente del PP, Pablo Casado?  Algunos, llámense de derechas o llámense liberal-reformistas (con carné del puño abierto y la rosa ajada en el bolsillo), parece ser que, ya que no existe ETA, hay que criminalizar a otros vascos para seguir arañando un puñado de votos.  A ver si va a ocurrir que tampoco es solo VOX la única formación que amenaza la endeble democracia heredada de esa “Transacción democrática”, sino que también hay otros que, por lo que se ve, parece como si perdieran valvulina democrática por sus agujeros naturales.  ¡Háganselo mirar, señores!
………………………………………………………………………………
Y vámonos, que viene lloviendo, en busca de nuestros poetas.  Brevísimo es el poema que, hoy, nos trae el vate Ismael Carmona García, el que hace mágicos juegos con nuestra “Lengua Estremeña”, aunque, en esta ocasión, en la brevedad de los versos, nos introduce una frase latina.  ¡A ver quién ata a tan poética mosca por el rabo!

El sueñu que tuvisti ayel-nochi
es tuyu
“an expectas ut Quintilianus ametur?”
(Del poemario: “Endofísica”)

Por entre las espesas borrinas, tan frecuentes en este mes de noviembre, rema incansablemente nuestro “Poeta de la niebla”.  Su grito de loco enamorado, cosa que es tan cierta como el sol que nos alumbra, se pierde en el vacío de la Nada.

AFLICCIÓN

No marró aquel Quevedo, miope y cojo,
cuando habló de médulas que han llameado
y, al fin, se vuelven polvo enamorado.
No estoy renco ni sufro mal de ojo,

mas ardieron mis tuétanos al rojo
por llevar en ventrículo enclavado
loco amor, visceral y atormentado,
que me aflige y me flagela, y no aflojo

por más que el insomnio me críe ojeras
y mi lengua se vuelva inapetente.
¡Cuánto sufrí esperando las esperas!

¡Cuánto con silencio impenitente!
¡Cuánto por malas notas guitarreras!
¡Y cuánto ahogo en su mar incandescente!

(Del poemario: “El Mal Azul”)



Comentarios
Añadir nuevo
GORI   |2020-11-17 01:36:40
Como dice el articulista "tres buenas patas para un banco". Ni
escogidos, porque cada uno de ellos despotrica sin venir a cuento y luego cuando
se le echan encima las críticas reculan y dicen que donde dije digo digo diego.
Los tres ya se podían estar largando donde los vejestorios de Felipe y Arfonso
y otros que se acuestan con ellos en el mismo colchón. Menuda cruz para los
militantes socialistas de buena fe.
Flor   |2020-11-17 01:39:50
Precioso y apasionado poema ese de "Aflicción", un soneto magnífico,
bien articulado y que muestra todo el sufrimiento de un poeta atormentado; y en
lo que se refiere al diminuto poema en extremeño, siento mucho no poder
comentar gran cosa, pues con la frase en latín me quedo a verlas venir si el
autor no me da una explicación, pues yo no sé latín, aunque en mi zona hay
muchos, como dice el viejo adagio que "saben más que latín".
Jurdana   |2020-11-17 11:26:46
Güenu, güenu, señol Ismael, la puesi suya de esta vé eh tan chiquinina que
cuasi no sabi unu pol andi meterli manu, peru es que encima mos vieni con unus
latinis que tampocu sabemus pol andi cogerlus, me queu pues a dos velas y no
sacu lana ni pa una pelota, tenía que dal usté una espricación cuandu las
puesías son enreosas y nusotrus no somus escapá de verli las tripas pa sacarli
toa la sustancia, asina que pa otra ve ya sabi, mos expriqui la injuncia del
asuntu, pa que mos qu4edi craru del lau pal que se dalea la puesía.
Caballo Loco   |2020-11-17 11:32:34
Mal año de montanera y no porque no haya caído agua y haya buen tempero, sino
que es debido a que los precios están por los suelos, con esto de la pandemia
no hay la demanda que tenía que ver y no tienen salida adecuada las ventas de
ganados al vivo y además han caído los precios a la hora de pagar al
productor, que en las carnicerías siguen igual o incluso más elevados. Los
pequeños y medianos campesinos de las comarcas del norte cacereño, que son la
inmensa mayoría, no se les presenta el horizonte bueno, pero seguro que las
industrias chacineras no se resienten tanto y luego si éstas decaen algo ya
estarán con los ERTE y pidiendo dinero al Gobierno, pues que tiren de los
ahorros como tenemos que hacer otro, que esos industriales tienen cientos de
millones ahorrados. Salamanca es una provincia cuyos medios rurales votan
masivamente a las derechas, que lo quieren privatizar todo, pero cuando las ven
malas y ...
Guiomar   |2020-11-17 11:37:16
Guillermo Fernández Vara es un acérrimo defensor de los toros, que es lo mismo
que la cultura de la tortura y de la muerte, que no es ningún tipo de CULTURA.
En el canal EXTREMADURA TV, entre caza, caballos y toros nos tienen hasta el
gorro, dando la impresión que nuestra comunidad está en manos de los
señoritos terratenientes, tan aficionados a esas cosas. Los toros donde tienen
que estar es en los parques naturales, para que no se extingan, igual que se
hizo con el bisonte europeo, y si tanto le gustan a usted, señor Vara, los
toros, métase en una plaza y que le piquen con la puya en las costillas, le
pongan banderillas, le claven un estoque y le den la puntilla con un puñal,
verás qué bien lo pasa.
Carnitoro   |2020-11-17 11:41:32
Con mi abuelo fui muchas veces a ver los cochinos que tenía en la dehesa del
pueblo en tiempos de la montanera, por allí andaba el porquero, un nombre que
manejaba la zurriaga con un arte increíble, sacudiendo las bellotas para los
cochinos y pastoreándolos de acuerdo con un recorrido ideado para que los
animales estuvieran tanto en la solana como en la umbría, llevándolos adonde
estaban los charcos, para que se bañaran. Pero ahora los cochinos están a su
aire y nadie les varea las bellotas ni administra sus pasos como tenía que ser
y encima han eliminado un puesto o dos de trabajo, pues solían ser dos los
porqueros que estaban a cargo de la porcá del común en mi pueblo, en la
comarca del Valle del Alagón.
Engracia   |2020-11-17 11:48:56
Esperemos que los extremeños se den de cuenta que su presidente autonómico es
menos socialista que Alejandro Lerroux, porque cada vez que este Gobierno de
coalición emprende alguna reforma de calado, ya está poniendo pegas y peros,
que si pacta con los separatistas de Bildu, como si acaso no hubieran pactado
las derechas, que hasta ese bigotín impresentable de José María Aznar lo
hizo; que si no actúa con la debida contundencia con Cataluña, que si el socio
de coalición del PSOE es populista, que si patatín que si patatán. En
nuestra comunidad, hay mucha gente subvencionada y muchos estómagos agradecidos
y gente que no ven pero no están ciegos, todo eso lo hace el retraso y la
ignorancia, porque una región que tenía que ser, por su condición social,
totalmente de izquierda, sigue aferrada al bipartidismo, cuando éste ya ha
fracasado en todas partes; siempre a la cola, a la recula.
A la Izquierda   |2020-11-17 11:53:42
Vara es también otro que quiere seguir viviendo de las rentas de ETA, igual que
las tres derechas, por eso bien se dice que "el que tuvo retuvo", porque
sus orígenes políticos están en la derecha, y las aberraciones que ha soltado
por su boca sobre EH BILDU las aventa sin conocimiento de causa, o lo que es
peor, a sabiendas de que lo que dice no se ajusta a la verdad. Si tan
disconforme está con este Gobierno de Coalición, ¿por qué no se va, señor
Vara, con sus antiguos correligionarios o con los señores que traicionaron al
PSOE y hoy se han convertido en unos intrigantes conversos y que deberían, por
pudor y decencia democráticas, devolver el carné que tienen en el bolsillo.
Salustio   |2020-11-17 11:58:13
Aunque me llamo Salustio, igual que el historiador romano, soy incapaz de
traducir al castellano la frase en latín del poeta extremeño Ismael Carmona, y
no la sé traducir porque nunca estudié latín, porque prácticamente yo
aprendí a leer, escribir y echar cuentas en la mili, que de muchacho y de mozo
me tocó andar agachado sobre la tierra, bien fuera en los cuatro cachos de mi
padre o en tierras ajenas, incluso yendo con los cerdos por las callejas, porque
en mi pueblo la dehesa que era del común hoy es propiedad de unos marqueses que
viven en Madrid.
Salustio   |2020-11-17 12:02:50
Como digo, me tocó andar con los marranos por las callejas, pero me gustaba
mucho estudiar y le pedía libros a un hombre de mi pueblo que era muy culto y
había sido secretario de ayuntamiento y también era muy de izquierdas, estuvo
encarcelado varios años después de la guerra. Al acabar la mili, me fui a
Barcelona y allí trabajaba y estudiaba. Logré sacarme el Bachillerato y me
matriculé en Magisterio, sacándome el título de maestro. Ejercí en varios
pueblos catalanes y como me casé con una extremeña, pues acabé recalando en
nuestra región, donde observo que las tierras siguen en manos de los de
siempre, que son terratenientes absentistas, que invierten los millones que
obtienen de sus rentas fuera de la comunijdad extremeña, y así nos va, que
hasta las chacinas nuestras tienen denominación de origen salmantino.
Caballo Loco   |2020-11-17 13:32:15
(viene de más arriba)
...pero cuando las ven malas y no buenas rápidamente
acuden a que el Gobierno les eche una mano, o sea, a que lo PÚBLICO les ampare.
Nada más se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, porque ellos los grandes
empresarios del IBEX35, los terratenientes y otros oligarcas y muchos autónomos
votan a las derechas que es votar el libre mercado y la economía capitalista.
Pues si votan a éstos, para que demonios acuden al Estado, al Gobierno, para
que los rescate si no creen en lo PÚBLICO. Son cínicos y patéticos.
Agapio   |2020-11-18 00:13:51
CÓMO está el patio con eso de que EH BILDU va a apoyar los presupuestos; echan
espumarajo por la boca todas las derechas antiguas y modernas, o mejor dicho,
ultraderechas, con insultos subidos de tono, injuriando gravemente. Pero cómo
se atreve el PP a sacar la lengua a paseo, cuando en Vitoria pactaba con EH
BILDU en aquellos días que era alcalde de tal ciudad Javier Maroto, el que se
empadronó en un pueblo de Segovia para acceder a un cargo político como buen
politicastro que es; o sea que el PP, es decir, la derecha sí puede pactar,
pero la izquierda no. Siempre con la ley del embude, se creen los reyes del
mambo; si no gobiernan ellos como hicieron durante 40 años, entonces montan la
patulea y preparan la de dios.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI