Perdemos 200 millones, pero ganamos a Alemania

Arturo del Villar

REINA la euforia en el reino de España, y no es para menos, después de haber escrito una gloriosa página para la historia que nos llena de legítimo orgullo, este 17 de noviembre de 2020: una fecha que a partir de ahora quedará fijada en el recuerdo de los españoles generación tras generación, como una de las gestas más memorables llevadas a cabo nunca por pies hispanos. El honor español está depositado en los pies de los jugadores, que una vez más han dado muestras de un enorme patriotismo, merecedor de los elogios más sublimes y de las primas más sustanciosas.

Ante este acontecimiento nada importa que la pandemia continúe diezmando a la población, que haya ciudades confinadas, que los hospitales se hallen a tope de su capacidad, que cierren los establecimientos de atención al público en  una sucesión imparable, que el desempleo se incremente hasta cifras antes desconocidas, que se suspendan las clases en institutos y universidades, que los variados colectivos de comerciantes en paro se manifiesten diariamente solicitando ayudas al Gobierno perdido en su incapacidad para tomar medidas sensatas, y otras minucias por el estilo.    

¡¡¡La Selección Española de Fútbol derrotó a la Alemana por seis goles a cero!!! Hay que escribirlo con tres signos de exclamación, como hace el diario Marca en su primera plana. No hay suficientes sinónimos en los diccionarios castellanos para explicar el heroísmo de esos españoles arrogantes que vencieron a un enemigo poderoso. Gracias a tan hercúlea proeza la Selección consigue participar en la Final Four de la Liga de las Naciones de la UEFA. ¿Y para eso tantos signos de exclamación, sólo para poder jugar otro partido?  Pues sí: esto es España.

Son dignas de meditación las fotografías dedicadas a ilustrar la literatura descriptiva de esa gloriosa empresa nazional, envidiada por todas las restantes naciones del mundo. Demuestran que nadie llevaba puesta la preceptiva mascarilla de uso obligado por las autoridades sanitarias, para intentar contener el avance del virus en nuestra dañada sociedad. El partido se jugó en la Ciudad del Fútbol de las Rozas.

Esta portentosa noticia futbolera ha coincidido con otra mucho menos comentada en los medios de comunicación de masas, probablemente porque suponen que a los vasallos de su majestad el rey católico no nos puede alterar tanto las meninges. Se trata del fallo sufrido por un cohete espacial que pretendía poner en órbita un satélite español de observación, bautizado con el nombre de Ingenio, aunque le viene mejor el de Ingenuo. Se confiaba en él para contemplar de manera autónoma desde el espacio cualquier región, con el fin de elaborar unos mapas muy precisos, puesto que hubiera podido tomar 600 imágenes diarias con una resolución de 2,5 metros.

Sucedió en la madrugada del día 17, en la base espacial de Kurú, en la Guayana Francesa. Las esperanzas españolas se frustraron a los ocho minutos del despegue, y los técnicos del Programa Aeroespacial del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Ciencia e Innovación comprendieron que el plan resultaba demasiado pretencioso para la realidad de nuestro reino. La fallida aventura nos ha costado 200 millones de euros. 
¿Y qué son 200 millones comparados con la gloria de haber derrotado a Alemania, que es la primera potencia científica de Europa? 

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO










Comentarios
Añadir nuevo
Fran   |2020-11-20 12:22:05
deporte alienante narcotizante
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI