Mujeres contra el fascismo

Servir y proteger ¿al fascismo?

Arturo villar. TAL como estaba anunciado y autorizado por la Delegación del Gobierno supuestamente socialista en Madrid, un grupo de falangistas y carlistas armados con sus banderas y símbolos han conmemorado lo que llaman el “82 aniversario de la liberación de Madrid”, ocurrido el 28 de marzo de 1939. Ese día otros militares y civiles traidores a la República, acaudillados por el coronel Segismundo Casado, a quien acompañaban en puestos decisivos el socialista Julián Besteiro y el anarcosindicalista Cipriano Mera, entregaron Madrid a los sublevados. La conmemoración consistió en asistir primero a una misa celebrada en el Valle de los Caídos, el gran monumento fascista que continúa erguido contra las libertades públicas, para solicitar la ayuda divina en su lucha, siguiendo las instrucciones de la Carta colectiva del Episcopado español, de 1 de julio de 1937, con la que la Iglesia catolicorromana declaró la guerra oficialmente a la República Española.

Terminada la misa, los asistentes, confesados y comulgados y confortados con el mismo fervor fanático que animó años atrás a muchos para que se alistaran en la División Azul y marchasen a combatir en la Unión Soviética a favor del nazismo, se trasladaron al Arco de Triunfo erigido para celebrar la victoria del fascismo contra el pueblo español, que sigue en pie de guerra recordándola día tras día. Seguidamente hicieron una visita al cementerio de Mingorrubio, para rendir pleitesía a la momia del dictadorísimo, y por fin se reunieron en una comida de hermandad en un restaurante madrileño afín a esta ideología pujante en la villa y corte, en donde reside el sucesor del rey proclamado su sucesor por el dictadorísimo para perpetuar su régimen. Que está bien perpetuado, como demuestran estas celebraciones y las anunciadas ya para el 1 de abril.

Los actos estaban profusamente anunciados, no solamente en los medios de comunicación propiedad del fascismo, sino también en carteles y programas callejeros. También yo los anuncié, no con intención de que mis lectores asistieran, sino de que se supiera y se obrara en consecuencia. Una pretensión inútil.

Las únicas que han obrado, y lo han hecho bien, han sido las mujeres jóvenes agrupadas en el movimiento FEMEN, que se presentaron en el Arco de Triunfo con el pecho desnudo tatuado con la inscripción “Al fascismo ni honor ni gloria.”  Los manifestantes las insultaron soezmente y trataron de agredirlas, sin conseguirlo porque la Policía Nazional borbónica las detuvo con la disculpa de identificarlas. Quede muy claro: detuvo a las mujeres contrarias al fascismo, en tanto protegía a los fascistas en su reunión autorizada por la Delegación del Gobierno supuestamente socialista. Como es lógico en este reino.

¿En dónde estaban los hombres partidarios de las libertades sociales? ¿Seguro que los hay? Si haylos, estarán avergonzados al saber que unas muchachas valerosas se enfrentaron a las hordas fascistas y a sus protectores los policías nazionales borbónicos, las nietas de Manuela Malasaña decididas a oponerse al totalitarismo de la extrema derecha. Nos predican la conveniencia de impedir los enfrentamientos callejeros, con el fin de evitar otra guerra, y así ellos aumentan su dominio.

Al amparo del Arco de Triunfo fascista se habían colocado atriles adornados con retratos del dictadorísimo, y con banderas rojigualdas nazionales, falangistas y carlistas. Todo igual que en los 36 años de la dictadura fascista, porque los discursos, los eslóganes y los gritos fueron los habituales en aquel tiempo que continúa siendo actual. Nos dicen que el tránsito de la dictadura fascista a la monarquía instaurada por el dictadorísimo fue ejemplar, sin disparar ni un tiro, y eso es lógico porque no cambió nada sustancial, sino que evolucionó tranquilamente.

Bajo el Arco de Triunfo se maldijo a la República, por ser la causante de la guerra, en opinión de los descendientes de aquellos miliares rebeldes que originaron la guerra. Es una representación del mundo al revés, argumentada por ellos al decir que se vieron forzados a sublevarse para salvar a España del desastre económico, social e institucional a que la había llevado la administración republicana. Y para sacarla de ese supuesto desastre organizaron una guerra que la destruyó y hundió en la más atroz de las miserias. Actúan y hablan con total impunidad. Siguen mandando todavía.

Mientras haya madrileñas podemos tener esperanza de un cambio.
ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
Fran   |2021-03-29 11:27:42
menuda racha lleva la policía franquista....digo progresista
Rosa   |2021-03-29 11:53:22
¿y por qué no se solidariza la ministra montero con estas feministas
luchadoras antifascistas? porque estas van en serio y no son controlables
mediante subvenciones como los grupúsculos que controla la mujer del macho alfa
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI