Consecuncia del hartazgo existente, le dijo a la jueza que lo condenó: «Puedes hacer un rollo con la sentencia y metértela por el recto anal»

El Régimen del 78. fomenta el aborregamiento, Fajardo

no está aborregado, y por eso está condenado

Francisco José Fajardo.La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tenerife confirmó la condena impuesta a un individuo llamado Francisco José López Sánchez por un delito de injurias cometido sobre una jueza a la que insultó después de que dictara meses atrás una sentencia en su contra por haber amenazado e injuriado a la expolítica del PP, Cristina Tavío. Disconforme con la sentencia, este madrileño de 58 años envió una carta a la magistrada en la que, entre otras tantas barbaridades, le dijo: «Por mi parte, puedes coger tu sentencia condenatoria, hacerte un rollo con ella y ¡¡metértela entera por el recto anal!!». Todo se remonta al mes de agosto de 2015, cuando Francisco José López Sánchez se mostró indignado con un tuit que colgó la política tinerfeña Cristina Tavío en el que daba cuenta de que su partido, el PP, había creado 568.085 empleos.

Tavío denunció a López al entender que los tuits que publicó eran constitutivos de los delitos de amenazas, injurias y coacciones y fue incluso acusado por la Fiscalía, que interesó para él una condena de un año y seis meses de cárcel. Ocho meses después, el 8 de abril de 2016, este individuo escribió en su blog una carta en la que mostraba sus «disculpas» -literalmente entrecomilladas- a Tavío en la que, lejos de mostrarse arrepentido, le advertía que no se humillaba «ni delante de un rey, ni delante de un mendigo. Intento vivir como mejor puedo en un mundo y una sociedad completamente decadentes. [...] Como te he dicho, soy tan inofensivo como un osito de peluche».


El juicio se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Santa Cruz de Tenerife en septiembre de 2018 y su magistrada Ana Carolina Díaz Afonso lo condenó finalmente por los delitos de amenazas e injurias graves.

Este fallo le «causó un descontento», según determinó la Audiencia Provincial y, «con absoluto desprecio» a la función judicial de la jueza Díaz Afonso, el acusado dirigió un escrito el 23 de enero de 2019 compuesto por 12 folios a su juzgado y a «otras instituciones del Estado» en el que se contenían expresiones «que supusieron una lesión a su dignidad», añadió.

En este documento, Francisco José López Sánchez -que cuenta con antecedentes penales- comenzó diciéndole a la autoridad judicial que «dices que debes condenarme y me condenas por amenazas e injurias graves y yo debo condenarte y te condeno por tu prevaricación en dicha sentencia. Tú has incurrido en prevaricación por las mismas razones que la víctima -en referencia a Cristina Tavío- ha incurrido en perjurio. Ninguna de las dos soportáis la verdad», sostuvo.

«Os gusta mucho a los jueces el teatro y la farsa, esa teatralidad estudiada. Vuestros disfraces de togas negras, la forma de situaros en el tribunal por encima del acusado y testigos, el juez en el centro que se cree con el poder de retirar la palabra a su antojo a su voluntad y se sitúa en el trono de Dios todo poderoso, detrás de su máscara, su toga las tablas de Moisés y un traficante de armas Borbón al que juran lealtad», narró en la misiva el condenado. Además, añadió que la magistrada, a su entender, violaba sistemáticamente «los derechos humanos por lo que el reino feudal pudridero de las Españas ha sido condenado por el Tribunal Internacional de Derechos Humanos. Eso te jode muchísimo y te deja en pelotas, como un ser miserable y criminal cómplice de criminales corruptos, mafiosos ladrones a los que tapas, encubres, justificas y aplaudes cada vez que tienes oportunidad».

«Sois todas unas manadas de despreciables y repugnantes individuos sin alma, sin entrañas y sin espíritu, empezando por tu Rey colgado en la pared, ese traficante de armas, y terminando por cada uno de vuestros perros obedientes uniformados y armados», abundaba López Sánchez en la carta, que finalizaba diciendo a su señoría que «por mi parte puedes coger tu sentencia condenatoria, hacerte un rollo con ella y ¡¡metértela entera por el recto anal!! Ni tú ni nadie en todo el reino feudal de las Españas tiene la más mínima autoridad, ni moral ni ética, para juzgarme y menos condenarme por ser, por sentir, por pensar y por expresar como un ser humano libre».

Francisco José López Sánchez no se quedó satisfecho con esta carta que envió a la magistrada, sino que incluso colgó dos vídeos en su canal de YouTube en el que expresó de forma malcriada durante más de una hora lo que él consideró que se trataba de una injusticia judicial. Incluso llamó «grandísima hija de la gran puta» a la autoridad judicial en varias ocasiones, al igual que lo hizo refiriéndose a Tavío. La magistrada denunció a López Sánchez que fue condenado el 15 de junio de 2021 por el Juzgado de lo Penal número 3 de Santa Cruz de Tenerife, al pago de una multa de 1.680 euros por calumnias y a otra de 960 por injurias.

La defensa recurrió la sentencia que fue revocada de forma parcial por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, que lo absolvió del delito de calumnias. El motivo argumentado es que ni la Fiscalía había detallado los hechos supuestamente constitutivos de ese delito en su escrito de acusación, y la autoridad judicial tampoco hizo lo propio en el relato de hechos probados de la sentencia. La Sala sí que estimó pertinente ratificar la condenar a López Sánchez por injurias, por lo que tendrá que abonar una multa de 960 euros.

 

Comentarios
Añadir nuevo
Ma-gis-tral:   |2022-01-21 12:25:56
«Os gusta mucho a los jueces el teatro y la farsa, esa teatralidad
estudiada. Vuestros disfraces de togas negras, la forma de situaros
en el tribunal por encima del acusado y testigos, el juez en el centro
que se cree con el poder de retirar la palabra a su antojo a su voluntad y
se sitúa en el trono de Dios todo poderoso, detrás de su máscara,
su toga las tablas de Moisés y un traficante de armas Borbón al que
juran lealtad», narró en la misiva el condenado. Además, añadió
que la magistrada, a su entender, violaba sistemáticamente «los
derechos humanos por lo que el reino feudal pudridero de las Españas
ha sido condenado por el Tribunal Internacional de Derechos Humanos. Eso te
jode muchísimo y te deja en pelotas, como un ser miserable y criminal
cómplice de criminales corruptos, mafiosos ladrones a los que
tapas, encu...
Anónimo   |2022-01-21 12:27:16
mafiosos ladrones a los que tapas, encubres, justificas y aplaudes cada vez
que tienes oportunidad».
Alf   |2022-01-21 12:30:02
FAJARDO ANTES, COMO YO, VOTARÍA A PODEMOS, YA NO, PORQUE SON RÉGIMEN Y
CÓMPLICES DE TODO LO QUE ACUSA FAJARDO AL RÉGIMEN DEL 78
solera   |2022-01-21 12:33:02
en este caso veo más ¿posibles? insultos que amenazas... En mi opinión si no
hay amenazas (fundamental) a veces se considera un insulto cosas que no lo
son.

Leo esto: "Os gusta mucho a los jueces el teatro y la farsa, esa
teatralidad estudiada. Vuestros disfraces de togas negras, la forma de situaros
en el tribunal por encima del acusado y testigos, el juez en el centro que se
cree con el poder de retirar la palabra a su antojo a su voluntad y se sitúa en
el trono de Dios todo poderoso, detrás de su máscara, su toga las tablas de
Moisés y un traficante de armas Borbón al que juran lealtad» o «los derechos
humanos por lo que el reino feudal pudridero de las Españas ha sido condenado
por el Tribunal Internacional de Derechos Humanos. Eso te jode muchísimo y te
deja en pelotas, como un ser miserable y criminal cómplice de criminales
corruptos, mafiosos ladrones a los que tapas, encubres, justificas y aplaudes
Anónimo   |2022-01-21 12:35:00
como un ser miserable y criminal cómplice de criminales corruptos, mafiosos
ladrones a los que tapas, encubres, justificas y aplaudes cada vez que tienes
oportunidad"

No me queda claro si es un insulto. En serio... Desde luego no
es agradable lo que dice, pero ¿insulto?. No sé... He leído insultos y
amenazas mucho más claras en twitter que esto. Y lo de meterse la sentencia por
el culo, tampoco lo veo de amenaza
lancelot   |2022-01-21 12:38:20
es una puta verguenza ver como se ceba la justicia con los muertos de hambre y
los indefensos que se atraven a levantar la voz.

Me recuerda un documentario de
hace unos 10 o 15 años que relataba historias varias de gente que estaba en en
trullo. Había una señora ahí que tenía una condena nosecuantos porque no
tenía muchas luces, estaba en el paro y había tenido la brillante idea de
estampar el coche contra un par de cabinas de teléfono para robar las monedas.
Muertos de hambre comiendo mierda mientras gente muchísimo más peligrosa gozan
de total libertad, incluso en el exilio huyendo de la justicia pero con
seguridad pagada por el estado como el traficante de armas del que habla este
señor.
Anónimo   |2022-01-21 12:39:47
Acabará comiendo cárcel y multa pero lo ha gusto que se ha debido quedar el
hombre no tiene precio.
goyito   |2022-01-21 12:40:33
Otro gallo nos cantaría si los acusados tuvieran los huevos de éste hombre
Anónimo   |2022-01-21 12:59:12
o me hubiese dicho que se la metiese por su asqueroso culo, lo de recto anal
queda muy fino para la tipa de la jueza que se debe aburrir mucho para tratar
esta chorrada de disputa donde claramente el político siempre busca alardear de
cosas que ni ha hecho y el pueblo tiene derecho a opinar, le guste o no.
charete   |2022-01-21 13:00:33
Es lo que hace falta en este país. Gente que diga la verdad, duela o no, y no
miserables lameculos. Se acabaría la tontería.
RED   |2022-01-21 13:05:43
serán miles, o millones si la noticia se difunde como debe ser, LOS que
estarán de acuerdo con lo que dice este hombre, porQUe habrán sufrido en sus
carnes, la (IN) JUSTICIA que impera en España, con honrosas excepciones que
confirman la regla
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI