Libre Opinión

Así es ‘La Manada’: dos guardias civiles, un militar, un condenado por robo…

Natalia Castro

Todo acusado, según los principios de la Justicia en nuestro país, tiene derecho a la presunción de inocencia. Es más, en un juicio, se debe demostrar si una persona es culpable, no que sea inocente. Para cualquier caso hay que partir desde esta idea. Sin embargo, en algunas ocasiones, se produce otro juicio paralelo: el de la opinión pública, el de una sociedad que condena o pone en duda antes de que los jueces decreten. Algo así es lo que está ocurriendo en el caso del juicio de ‘La Manada’, el grupo de cinco chicos sevillanos que supuestamente violaron en grupo a una chica de 18 años en las Sanfermines de 2016, en la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona.

 

La ley de amnistía y la impunidad del franquismo

Alfons Cervera

Es difícil escribir algo que no tenga que ver con el proceso independentista en Cataluña y todas su largas y anchas consecuencias. Pero hay que intentarlo. La vida sigue rodando en las afueras de un conflicto que, como en aquellos viejos tebeos de la infancia, añade el suspensivo y emocionante continuará al final de cada episodio.Desde hace tiempo los acuerdos de la Transición están siendo cuestionados por buena parte de la ciudadanía. No todos los acuerdos, claro que no. Pero sí algunos, y de mucha trascendencia. Por ejemplo, la Ley de Amnistía de 1977. Ustedes recordarán -o se las habrán contado- aquellas masivas manifestaciones que discurrían por las calles al grito unánime de “Llibertat, Amnistia i Estatut d’Autonomía”.

 

Unos días que estremecieron a España

Víctor Arrogante

En esta semana se conmemoran dos acontecimientos claves en el devenir de nuestra historia. Fueron días de proclamación y funeral. Muere Franco (20N) entubado en una cama del hospital La Paz y las Cortes proclaman jefe de Estado a título de rey a Juan Carlos de Borbón (22N). El dictador, en su atado y bien atado, impuso una «monarquía del Movimiento». El rey ni juró ni prometió la actual Constitución; solo la sancionó, porque su poder era previo a la democracia. Fueron días de preludio a la Transición. Franco estableció las bases para el futuro monárquico de España en 1947, con la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, que declaraba a España Reino y otorgaba al Jefe del Estado la facultad de proponer a las Cortes la persona que le sucedería a título de rey.

 

Si a medio millón de hogares les cortan la luz y el presidente de la compañía cobra 43.000 euros diarios, no lo llames democracia

Benjamín Prado

Hay dos mundos, el que se ve y el que nos cuentan. Y en ese terreno, ocurre muy a menudo que quienes se dedican a lo que la terminología de moda llama construir el relato, que es el equivalente a hacer con las palabras lo que cuando se hace con números se llama ingeniería financiera, lo tergiversen en beneficio propio, hablen para que no se sepa lo que dicen, con el fin de esconder lo que ocurre tras una cortina de humo o, simplemente, de hacernos mirar hacia otro lado mientras vacían las cajas registradoras, porque esa gente no está aquí para trabajar, sino sólo para llevarse la recaudación. En España puede faltar pan en algunas mesas, pero sobran ruedas de molino y personas dispuestas a comulgar con ellas. Mala cosa, porque la fe es un arma de doble filo: tanto, que ponerse una cruz y tacharse pueden llegar a ser la misma cosa.

 

Una sociedad enferma

Javier Pérez de Albéniz

La joven madrileña víctima de una violación múltiple en las fiestas de San Fermín ha tenido que declarar el pasado martes, durante tres horas, ante el juez de la Audiencia Provincial de Navarra. Tres horas para narrar una pesadilla de 15 minutos. Tres horas para ver los vídeos grabados por los agresores. Tres horas para recordar el peor momento de su vida. Tres horas que añadir a la tortura vivida por alguien que fue a Pamplona a vivir una fiesta. Tres horas en las que, resumiendo, tuvo que demostrar no solo que había sido forzada por ‘La Manada’, una banda formada por cinco bestias, sino que no había dado pie a la violación, que había puesto resistencia, que era la víctima.

 

El Régimen del 78 en decadencia reprime y manipula

Javier Pérez de Albéniz

Leo en el diario global, página 16, que el Gobierno de España ha confirmado la injerencia informativa desde Rusia y Venezuela en la crisis de Cataluña. Al parecer nuestros servicios de inteligencia han detectado “una proliferación sin precedentes de perfiles falsos dedicados a distribuir noticias tergiversadas sobre Cataluña” en cuentas rusas y venezolanas. Los servicios de inteligencia no serán tan inteligentes, me temo, cuando tienen que ir tan lejos para encontrar noticias “tergiversadas” e “injerencias informativas” sobre Cataluña. En ese mismo diario, solo siete páginas más adelante, se podía leer una pieza firmada por Javier Ayuso dentro del epígrafe “Análisis” que se titula “Iglesias, Colau, Gabriel y Rufián son lo mismo”.

 

Mariano Rajoy: ¡Rusia es culpable!

Manuel Medina

En el año 1966 se estrenó en todas las pantallas del mundo la comedia bélica estadounidense “The Russians Are Coming”  (¡Que vienen los rusos!). La película trataba de un hipotético submarino soviético que accidentalmente quedaba encallado en el litoral de un pequeño pueblo estadounidense. Los habitantes del villorrio, imbuidos por la intensa propaganda anticomunista desplegada  en los Estados Unidos durante toda la Guerra Fría, interpretaban entonces que los soviéticos estaban tratando de invadir su país. A partir de ese momento, movidos por los tópicos antibolcheviques, los lugareños acudían prestos a defender épicamente el territorio nacional de la presunta agresión soviética.

 

El “bulo” Forcadell

Rafael Cid

A los estertores del procés le ha salido una secuela de espías. Por si no fueran suficientes las noticias sobre la presunta intromisión rusa en la campaña a favor del independentismo, con terminales en el chavismo resucitado o en las intrigas del prófugo Julián Assange, ahora tenemos una ración de posverdad que afecta al Tribunal Supremo que tomó declaración a los miembros de la mesa del Parlament. Al parecer circula por internet un auto full donde se afirma que durante su comparecencia ante el juez instructor Carme Forcadell renunció a la DUI y se comprometió a no volver a “exaltar los deseos de independencia de una minoría”.

 

Escuadras anticatalanistas... ¡a triunfar!

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Cualquier partido o facción haría bien en mirar con recelo a los católicos entre sus filas: cualquiera de ellos puede, llegado el caso, ser un traidor a la Causa. Al menos, así debería ser". Carlos Esteban, redactor del diario nacional-catolicista La Gaceta. Publicado en Infovaticana. Huyamos de la indiferencia generalizada ante tanto cinismo de ciertos gerifaltes, y de los métodos de sus bandas de matones nazifascistas con autocares gratis para sus fechorías sin castigo. Resultan cuando menos curiosas las apelaciones al 'valor' de muchos politólogos de la 'izquierda' cañí, de la derecha y hasta 'comunionistas' - antes comunistas - de las JONS o algunos acratillas de despachito, onanismo mental y café. No se dan cuenta, en su entreguismo al reproducir las consignas del gobierno, que al intentar ridiculizar sin resultado la estrategia de defensa procesal de los catalanistas derrotados, aunque no vencidos, aquellos mismos cual baratos inquisidorzuelos de baja estofa se ponen en entredicho...

 

LA PINGOLLA.EL MACHO ALFA (II)

Félix Barroso Gutiérrez

Dejamos en nuestra columna anterior al paisano Hipólito Esteban Díaz, al que siempre conocimos por Ti Polu “El de la Biblia” o “El Protehtanti”, con sus cabras y su macho mocho pastando por escabrosos terrenos que iban desde “La Peña el Eji” al “Cordel de Rebollárih” y desde “El Charcu Maltraviesu” a “La Güerta lah Ehtácah”.  Nos relataba sus vivencias durante los años de aquella contienda donde la pólvora y la sangre olían varias leguas a la redonda.  “Dicía mi padri, que en pá ehté -me relataba Hipólito-, que la ehplosiónih que se oyían pa,llá acullá, trahpusiendu lah siérrah de Herváh, eran de los cañonázuh del frente.  Entoavía me arrecuerdu del día de Santiagu del añu en que ehtalló la guerra.  Cumu era fehtivu, poh  a loh mucháchuh cumu yo moh obligaban a il a la juerza a misa y a la prucesión, que, si no íbamuh, moh ponían una multa.  Antóncih cuasi que ni se podía rehpiral.  ¡A vel quién le tosía a Francu y a loh súyuh…!

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 4 de 410

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI